La pieza del mes de octubre es un conjunto de muestrarios de lazos de piel y tela. Se trata de unos muestrarios de los años cincuenta / sesenta que Damià Antoni Tomás Puigserver (Buenos Aires 1923 – Llucmajor 2013) recopiló de las empresas de Llucmajor (Can Terrassa, Calçats Munar, Oliver y Mulet, etc.) o del Raiguer (Lottusse y Calçats Miguel) a las que él representaba.

La comercialización, tanto de la piel como del resto de componentes para fabricar zapatos (suelas, plantillas, cordones, hebillas, etc.), era una de esas tareas auxiliares sin la que no se hubieran podido fabricar zapatos. Esta tarea era realizada por los representantes, que eran los encargados de vender estos elementos tanto en las grandes fábricas como en los pequeños talleres. Los representantes de piel, de suelas, de ornamentos, etc., visitaban de forma periódica y presencial estas ofreciendo sus productos y los encargados de producción de estas hacían los pedidos. Posteriormente, los transportistas hacían llegar estos materiales a las fábricas. Así pues, los representados o comerciales tenían una estrecha relación con los fabricantes y su labor fue capital.

En el caso concreto de las pieles, la mayoría de las que utilizaban las fábricas de Mallorca era importada de Asia, África y América y provenía de animales tan diversos como la ternera, la cabra o la oveja. En las últimas décadas también han surgido pieles sintéticas y ha aumentado su uso para fabricar zapatos.

Desde que existen referencias a la comercialización de la piel y del resto de componentes para fabricar calzado, la tarea de representante siempre estuvo ligada al género masculino. Se conocen pocas mujeres que hayan sido representantes, aunque progresivamente se ha ido revirtiendo esta tendencia.

Por su parte, los muestrarios de lazos o de pieles casi han desaparecido y han sido sustituidos por catálogos en papel o en formato digital. Esta tarea de representación también ha perdido su épica si la comparamos con aquellos viajes que realizaban los representantes mallorquines en la Península en los años sesenta y setenta.