Esta máquina de mitad del siglo XX, fabricada por la empresa Siemens Industria Eléctrica, se utilizaba para cortar tacones de cuero. Se colocaba un troquel sobre la base, se pisaba el pedal y la plataforma superior bajaba con fuerza y golpeaba el troquel. Gracias al fuerte golpe salía cortado el tacón. La máquina funcionaba con electricidad y tenía un motor que transmitía la fuerza a través de la correa.

Fue utilizada en la antigua fábrica Can Melis. Esta abrió a finales de los años veinte y se convirtió en una de las fábricas más importantes de Inca en cuanto a trabajadores y producción.

Aunque en los inicios estos componentes del zapato se hicieran en las fábricas, a partir del crecimiento de los años cincuenta, empezaron a surgir fabricas auxiliares que se dedicaban exclusivamente a hacer tacones, suelas, medias suelas o plantillas.